Eterno

Una vez quise morir de amor:
mi corazón apagaba ya su latir,
frente a un cielo hermoso.
Tú la mejor musa, yo tu mejor poeta.

Pagué con dolor este silencio.
Mis sentimientos intensos y puros
nunca te dijeron que te amaba,
tú lo sabes mejor que nadie, mi amor.

Intentaste el amor en otros brazos
sin confesarme tus sentimientos
y sólo yo soy el culpable
por no confesarte mi amor.

Hoy no quiero saber nada de amor
pero quiero saber de ti;
si eres feliz con tu belleza infinita
o si alguna vez sólo por casualidad
pensaste en mí.