Oración de la mañana


Cuántos de nosotros hemos dejado olvidada nuestra parte espiritual por diversas razones, cuando el principal motor de nuestros días es nuestro amado Dios, sabemos que sin él, nada fuera posible, a veces somos tan ingratos que no somos capaces de ni dedicarle unos cuantos minutos en una oración, ni agradecerle por todas las bondades que nos regala todos los días, la dicha de gozar de buena salud, contar con un empleo y sobre todo la unión de nuestra familia, porque solo él, es capaz de lograr todo ello.

La oración de la mañana, es el primer desayuno que debemos tener, ya que es la que nos nutre de la palabra de nuestro Señor, la que nos impulsa para todo el día y la que nos fortalece para no caer en tentaciones, la que nos protege de todo mal y sobre todo la que nos llena de amor, porque solo nuestro padre creador puede darnos todo esto, conversar con él, es el diálogo más profundo para encontrar la paz y reconfortar nuestra alma, son sus manos amorosas las que nos sostiene y nos da todo el valor para tener un precioso día.

No olvidemos la importancia de la oración de la mañana y de tener ese momento a solas con nuestro padre, todas las personas necesitamos de este momento, aunque muchos no sean capaces de reconocerlo.

Bien, las razones por las que estemos alejados del padre pueden ser muchas, como por ejemplo, haber cometido alguna ofensa en su contra y pensar que él no está dispuesto a recibirnos, esta es una de las razones por las que muchas personas se alejan de Dios, cuando es todo lo contrario, él siempre estará dispuesto a recibirnos con todo su amor y sus brazos para darnos ese cálido abrazo que tanto necesitamos, no dudes en volver a él, si es lo que te ha alejado, o bien otra de las razones más frecuentes es el trabajo, la vida pesada que llevamos, buscando ciertas metas que hacen que vayamos apresurados por la vida sin detenernos ni siquiera por un instante para agradecer las bendiciones que recibimos, esa vida llena de responsabilidades, trabajo, ajetreo, sin priorizar a nuestro padre.

Por favor, si dejaste de hacer tu oración por la mañana por alguna razón o circunstancia, recuerda que Dios es el núcleo de todo y en base a sus planes nuestra vida debe girar.

¡Saludos y bendiciones mis hermanos!